¿Cómo promover la inclusión y la diversidad desde el liderazgo ejecutivo?

Volver

La promoción de la inclusión y la diversidad en las organizaciones no solamente es una realidad que demandan las compañías dentro de un mundo globalizado, sino un valor estratégico capaz de favorecer la gestión y los resultados corporativos. Lo anterior, al incrementar el compromiso de los empleados, facilitar la innovación y favorecer la resolución de problemas mediante prácticas enfocadas en la convergencia y promoción de talentos diferentes.

 

En esta línea es importante mencionar la inclusión como una opción escalable a la diversidad. Está comprobado que la implementación de medidas para suscitar entornos inclusivos en el lugar de trabajo, resalta a corto plazo esfuerzo, tiempo y dinero invertidos para la selección y reclutamiento de personal con diversas habilidades y competencias.

 

Es imprescindible ver la variedad como un factor enriquecedor y de crecimiento de la competitividad del negocio, gracias a la combinación de saberes, experiencia y conocimiento.

 

Hay diversos estudios que destacan la importancia de promover la inclusión y la diversidad en las organizaciones, resaltando en primer lugar aspectos como la edad o la orientación sexual. Sin embargo, más allá de un balance de mujeres vs hombres en posiciones gerenciales, la diversidad en un ambiente laboral surge a partir del intercambio de experiencias y personalidades para ofrecer variedad de ideas y puntos de vista. Al respecto, se nombran las acciones más importantes para promover la inclusión y la diversidad desde el liderazgo ejecutivo.

 

Desarrollar Competencias Interculturales: Aumente la competencia cultural propia. Sin duda el mundo actual es una compleja interconexión de saberes y conocimientos, así que la comunicación intercultural es una habilidad indispensable en el lugar de trabajo para interactuar profesionalmente con diferentes culturas. El acercamiento a diferentes bagajes de los miembros de una organización permitirá tener una gran visión de conocimientos y experiencias del mercado.  Sin lugar a duda, las organizaciones con diversidad cultural facultan a las empresas a expandirse en los mercados mundiales y a imitar mejor a las comunidades a las que sirven. Esta estrategia, además, suscita la búsqueda activa de nuevas perspectivas e ideas y aprovecha las fortalezas de los empleados y complementa sus debilidades, lo que enriquece la innovación, la creatividad y la productividad.

 

Incluir personas social y laboralmente excluidos: Es primordial empoderar a las sociedades en las que se desarrolla una empresa, para ello la inclusión de personas con discapacidades, comunidades LGBTI y grupos de inmigrantes podría ser la clave de éxito para lograr una mayor competitividad de la compañía. El primer paso está en derribar los mitos y barreras alrededor de la contratación de estos grupos de personas, mediante la sensibilización de todo el equipo de trabajo. Esto a través de una directriz propuesta desde las instancias jerárquicas de la compañía. Convertir esta inclusión en una política de la organización atraerá más talentos y permitirá retenerlos por más tiempo.

 

Propiciar el liderazgo corporativo y la equidad de género: Generar en los equipos sentimientos de pertenencia y unidad con empoderamiento que les permita sentirse una parte importante de la compañía. También es necesario, depositar confianza en las personas y otorgar responsabilidad sobre sus resultados; permitir la actuación del recurso humano por convicción y asumir riesgos. Por otra parte, las empresas que incorporan la diversidad y capacitan a sus equipos, garantizan que todos se sientan importantes, independientemente de sus diferencias.

 

Para ello Adecco Professional apoya a sus clientes en la localización de los profesionales más idóneos y con una alta probabilidad de adaptación a su negocio, que le puedan brindar el desarrollo, crecimiento y generación valor a su organización.

 

Compartir en
Desarrollado por Pixelpro